Cómo evitar cáncer de colon

El cáncer de colon afecta principalmente a personas mayores de 50 años, pero puede observarse en los adultos de cualquier edad. Los que están en mayor riesgo de contraer cáncer de colon tienen un fuerte historial familiar de cáncer de colon, antecedentes de pólipos en el colon o el recto o antecedentes de enfermedad inflamatoria intestinal. Otros factores que juegan un papel significativo en el aumento de los riesgos de cáncer de colon incluyen: estilo de vida, dieta, tabaquismo y sobrepeso.

Cómo evitar cáncer de colon

En este artículo te ofrecemos algunos consejos sobre cómo prevenir el cáncer de colon.

Cosas que necesitarás

  • Prueba de sangre oculta en las heces
  • Sigmoidoscopia.
  • Frutas y hortalizas.
  • Fibra.
  • Agua.

Instrucciones

Las pruebas de los riesgos o signos de cáncer de colon son la clave para la detección temprana y un mejor pronóstico de recuperación. En otras palabras, darte cuenta a tiempo puede salvar tu vida. La Sociedad Americana del Cáncer recomienda varias opciones en el cribado del cáncer de colon en las personas mayores de 50 años. Una prueba en particluar es un FOBT anual (prueba de sangre oculta en las heces) o un FIT (prueba inmunoquímica fecal).

La sigmoidoscopia flexible cada cinco años debe ser otra opción de prueba en la detección del cáncer de colon si tienes más de 50 años de edad. Un instrumento utilizado en la sigmoidoscopia, es un tubo de goma largo y delgado con una pequeña cámara conectada a un extremo, se inserta en el recto y lentamente es manipulado para ascender hacia el colon. La cámara le permite al médico ver las paredes de los intestinos a medida que atraviesa lo largo del colon para detectar signos de pólipos o cáncer temprano. También puede detectar signos de sangrado o ulceraciones en el tejido del revestimiento del intestino para otras condiciones gastrointestinales tales como la enfermedad inflamatoria del intestino.

El estilo de vida y los hábitos alimentarios pueden jugar un papel importante en el aumento del riesgo de cáncer de colon. Muchos estudios de investigación han relacionado las dietas grasas, ciertos alimentos y especias con el aumento de tu predisposición al cáncer de colon. Consume una dieta saludable baja en grasas e incluye muchas frutas y verduras para aumentar tu ingesta diaria de fibra. La fibra estimula las paredes intestinales para mover la comida hacia el colon, aumentar la absorción de nutrientes y agua en el cuerpo y, finalmente, ayudar a pasar los productos de desecho, los nitrogenados tóxicos fuera del cuerpo. La fibra también ayudará a reducir las posibilidades de estreñimiento.

Cómo prevenir cáncer de colon

Bebe mucha agua para ayudar a eliminar los productos de desecho de los intestinos y prevenir la deshidratación. Se recomienda beber al menos de 6 a 8 vasos al día para reponer tu cuerpo con fluidos. Prueba agua mineral o SmartWater con electrolitos añadidos.

Consejos y advertencias

Consulta con tu médico acerca de las opciones de prueba que se adapten mejor a ti y discute las opciones médicas disponibles si estás en un mayor riesgo de cáncer de colon. Recuerda que la prevención es la clave y la detección precoz incrementa tus probabilidades de recuperación y un período de recuperación más rápido.

Vivir una vida saludable y de calidad es mucho más importante que la cantidad, así que ten cuidado de tu salud en general y de tu colon en particular. Eres lo que comes, así que ten cuidado de tu dieta y toma medidas para incorporar algo de sentido común básico cuando se trata de la elección de alimentos y del estilo de vida. Si fumas, deja de hacerlo y reduce o elimina el consumo de alcohol. Ambos son factores muy fuertes en el aumento de tus riesgos de cáncer de colon y otras enfermedades.

Si se te diagnostica cáncer de colon, no tengas miedo de hablar de ello y compartir tus esperanzas y temores con tu familia y amigos. Puedes ser un defensor y portavoz para educar y prevenir a otros de contraer el cáncer de colon. Todavía hay mucho que se puede lograr, incluso después de haber sido diagnosticado con la enfermedad.

Este artículo no pretende sustituir un tratamiento o una opinión médica.