Cómo evitar gases

A pesar de que puede ser molesto y embarazoso, el exceso de gas por lo general no indica una condición médica grave. Sin embargo, hay cosas que puedes hacer para evitarlos y nosotros te decimos cómo.

Cómo evitar gases

Cosas que necesitarás

  • Kombu japonés.
  • Carbón Activado.
  • Suplemento de lactosa.

Instrucciones

  • Reduce la velocidad en la que ingieres los alimentos cuando comes. Cuanto más lentamente comes, menos aire tendrás que tragar junto con tu comida.
  • Cuidado con la ingesta de alimentos que producen gases como las judías, repollo, cebollas, coles de Bruselas, trigo y salvado de trigo.
  • Haz una lista de tu ingesta de alimentos diaria y anota cuando tengas gases. Si notas que los gases se producen después de haber ingerido ciertos alimentos, reduce o elimina esos alimentos de tu dieta.
  • Averigua si eres intolerante a la lactosa. Si es así, la leche y los productos lácteos pueden causarte gases, así como malestar estomacal general.
  • Toma suplementos para ayudar en la digestión de la lactosa si eres intolerante a la lactosa, pero quieres comer productos lácteos.
  • Introduce alimentos ricos en fibra en tu dieta gradualmente. Un repentino cambio de una dieta baja en fibra a una dieta alta en fibra puede causar exceso de gas.
  • Reduce tu consumo de alimentos altos en grasa.
  • Evita o reduce el uso de sustitutos del azúcar. Las personas no pueden absorberlos, les pueden causas gases.
  • Conversa con tu farmacéutico acerca del uso de Beano (enzima alimentaria), un producto de venta sin receta que descompone los azúcares en los granos que producen gases.
  • Añade kombu japonés, un vegetal marino, al agua cuando se cocinan las judías para que sean más fáciles de digerir y para neutralizar su efecto productor de gas. Algunos cocineros utilizan también el epazote, una hierba mexicana para este propósito.

Consejos y advertencias

  • Si eres intolerante a la lactosa, considera la compra de leche sin lactosa.
  • Esta información no pretende ser un sustituto de consejo médico profesional o tratamiento.

Cómo evitar gases en bebés

Los gases en bebés es muy común. Es normal que tu bebé tenga gases durante el día (de 13 a 21). Puede sentirse incómodo cuando el aire adicional queda atrapado en su barriga. Los gases en bebés son causados generalmente por:

  • Al tragar aire.
  • La alimentación de pecho o el biberón.
  • Chupar un chupete.
  • Llorar.

Puedes saber si tu bebé tiene gases si se produce:

  • Distensión.
  • Eructos.
  • Calambres.
  • Llora.
  • Se tira pedos.
  • Tiene una panza dura.

Cómo ayudar a tu bebé a que se sienta mejor

Los gases puede ocurrir en ambos bebés amamantados y alimentados con biberón. Puedes tomar estas medidas para prevenir y aliviar los dolores:

Comprueba la posición de alimentación. Cuando estás amamantando o le das a tu bebé el biberón, trata de mantener la cabeza del bebé más alta que su estómago. De esa manera, la leche va hasta el fondo del estómago y el aire queda arriba y es más fácil hacer eructar al niño. Inclina el biberón ligeramente para que no haya burbujas de aire en la tetina y utiliza una almohada de lactancia materna para apoyarte.

Hacer eructar al bebé después de comer es vital para mantener los gases a raya. Una de las maneras más fáciles para aliviar dolores de gases es hacer eructar a tu bebé durante y después de cada alimentación. Si no eructa inmediato, úmbalo de espaldas durante unos minutos y vuelve a intentarlo.

Cómo evitar gases estomacales

Si el problema no se solucina, cambia el equipo. Si alimentas a tu bebé con biberón, cambia a darle el pecho ya que el flujo de la leche es más lento. Otra opción es el masaje infantil, tumba a tu bebé boca arriba y mueve sus piernas delicadamente como si estuviera dando un "paseo en bicicleta" (bombea las piernas hacia atrás y adelante mientras que el bebé está apoyado sobre su espalda). Un baño caliente puede ayudar a que tu pequeño se deshaga del gas adicional.

Habla con tu pediatra acerca de los alimentos que pueden causar gases. El médico se asegurará de que no le quites los nutrientes necesarios de la dieta del bebé. Algunos padres dan a los niños zumos de frutas, que contienen sorbitoles (alcoholes de azúcar) que el bebé no puede absorber. Algunos bebés también pueden tener problemas para digerir los alimentos que llegan a través de la leche materna, como los productos lácteos y la cafeína. Si le das a tu bebé una alimentación con fórmula, habla con su pediatra acerca de cambiar de marca. Algunas marcas pueden ser beneficiosas para los bebés gaseosos. También puedes pedirle opinión acerca de los medicamentos de venta sin receta para los bebés con gases.

Cómo evitar gases vaginales

¿Qué causan los gases vaginales?

Las paredes de la vagina son capaces de expandirse y contraerse. Así es como podemos parir y hacer un bebé. El recto se puede expandir y contraer mucho, pero tiene un anillo de tejido muscular alrededor de él llamado esfínter que efectivamente puede cerrar la abertura. Así es como podemos detener un gas intestinal que quiere salir cuando estamos en un lugar socialmente inaceptable para eliminar gases, al igual que cuando nos encontramos en una cita con un chico que nos gusta o en el medio de una reunión. La vagina no tiene esfínter. Cuando se expande tira el aire hacia afuera sin ninguna válvula para detener el flujo.

Hay algunas algunas situaciones y acciones que pueden hacer que la vagina se expanda y se contraiga causando gases vaginales. El más común es el sexo. La acción de bombeo del pene empujando el aire en una vagina es uno de los culpables más habitual. El ejercicio y el yoga específicamente, es también una razón muy común. A veces las mujeres con mala postura y debilidad de los músculos del suelo pélvico tienen vaginas que se expanden y contraen todo el tiempo en los lugares más inapropiados.

¿Qué posturas de yoga son más propensas a causar gases vaginales?

Cualquier asana que te ponga boca abajo en una posición invertida tiene el potencial suficiente para regalarte un ruidoso pedo vaginal. La causa más común es la sarvangasana, cuando apoyas el peso de tu cuerpo sobre tus hombros.

Cuando tus piernas suben en el aire, la gravedad hace que las cosas empiecen a cambiar eb el interior de tu cuerpo. Los órganos abdominales y pélvicos se mueven hacia tu cabeza, y esto puede crear un vacío que succiona el aire por la abertura vaginal. Si ensanchas la abertura vaginal mediante el movimiento de tus piernas, las posibilidades expulsar el aire ruidosamente se incrementa. El aire que entra tiene que volver a salir.

Además de la sarvangasana, la sirsasana (apoyarte sobre la cabeza) y la halasana (la postura del arado) son otras dos posturas que tienen el potencial de hacer cantar a una vagina, pero cualquier postura invertida pueden hacerlo.

¿Qué puedes hacer en esas posturas para evitar los gases vaginales?

Mantener tus piernas juntas tanto como sea posible para limitar el tamaño de la abertura vaginal es una opción.

Otra es hacer el mudra ashwini, el término de yoga para apretar el ano. Sí, lo sé, es el agujero equivocado. Pero funciona.

El ashwini mudra generalmente significa la contracción del esfínter anal, pero hay otro músculo que forma una honda anal, el puborrectal, y la contracción completa de este músculo del suelo pélvico tira el tejido hacia dentro de la vagina.

Evita hacer las contracciones musculares del suelo pélvico completas, también conocidas como ejercicios de Kegel, durante las posturas invertidas. En términos de yoga, los ejercicios de Kegel son conocidos como mula bandha (a veces escrito bandha Moolah).

Durante el funcionamiento clásico del mula bandha, todo el suelo pélvico se tira para arriba hacia la cabeza. Esto puede causar más aspiración de aire. No queremos eso, porque entonces volverá a salir, y probablemente hará ruido cuando lo haga.

No te insertes un tapón cuando no estés menstruando simplemente para evitar un poco de vergüenza. El tampón absorbe las secreciones vaginales naturales, desecando la mucosa y posiblemente causando la presencia de roturas microscópicas. Probablemente no va a ayudarte mucho de todos modos. El aire puede entrar y salir a su alrededor.

A largo plazo, los ejercicios de Kegel pueden ayudar a fortalecer los músculos del suelo pélvico, los músculos que sostienen los órganos pélvicos. Tener unos músculos fuertes tiene más ventajas que simplemente detener un exceso de gases vaginales. Los ejercicios de Kegel han demostrado aliviar los dolores de parto, disminuir la incidencia de la incontinencia urinaria con la edad, y mejorar la capacidad de una mujer al orgasmo.