Cómo evitar morderse las uñas

Morderse las uñas es un hábito común y difícil de quitar. Para algunas personas, este hábito tiene lugar o se incrementa cuando están nerviosos o, posiblemente, cuando se aburren. Sin embargo, siguiendo estos pasos puedes ayudarte a manejar y posiblemente a dejar este hábito tan feo por completo.

Cómo evitar morderse las uñas

Cosas que necesitarás

  • Toallitas.
  • Soluciones para no morderse las uñas.
  • Hisopos.
  • Limpiadora Exfoliante.
  • Kits de manicura.
  • Limas.
  • Esmalte para el fortalecimiento de uñas.
  • Guantes

Instrucciones

Compra una fórmula de sabor amargo hecha expresamente para evitar que te muerdas las uñas. Elige la que sepa peor de todas. En muchas personas, el hábito tiene tal magnitud que van a seguir comiéndose las uñas con este asqueroso sabor. Esperemos que no sea tu caso y cuando vayas a echarte el dedo a la boca, este sabor tan amargo te haga parar. Recuerda que si te pones esto en las uñas, deberás preparar tu comida con guantes, ya que si no, el sabor se traspasará por contacto a todos los alimentos.

Lávate las manos cada mañana con agua y jabón y sécatelas con una toalla. Es importante mantener una buena higiene, sobre todo, mientras estás intentando dejar el hábito.

Muchas personas que se muerden las uñas, no se conforman sólo con ellas. Cuando acaban con la tarea, se pasan a morderse los padrastros y pieles de alrededor de las uñas, destrozándose aún más los dedos. Aplica una cantidad generosa de la solución para no morderse las uñas que has comprado en la farmacia sobre las cutículas y la piel circundante. De esta forma evitarás mordértelos también.

Llévate la solución contigo allá donde vayas y recuerda de ir poniéndotela a lo largo del día, ya que se desgasta. Vuelve a aplicar la solución a la hora de acostarte. Asegúrate de que el sabor amargo está siempre presente en las uñas. Piensa que es un hábito y como la mayoría de ellos, los hacemos sin darnos cuenta. Si se te acaba el mal sabor en las uñas y no lo repones, puedes darte cuenta que te estás mordiendo las uñas cuando ya no te queden.

Ponte guantes siempre que puedas. Si estás en invierno, lo tendrás más fácil. Los guantes serán una barrera real para evitar que te lleves los dedos a la boca.

Consejos y advertencias

  • A medida que las uñas comienzan a crecer, aplícate un esmalte hecho para fortalecer las uñas.
  • Pide cita regularmente en los salones de belleza para hacerte manicuras y mantener las uñas en perfecto estado. Esto te hará estar más alerta de no volver al hábito.
  • Lleva siempre contigo un paquete de chicles o caramelos duros para poder llevártelos a la boca cuando necesitas una rápida "solución oral".
  • No desesperes si recaes, vuelve a intentarlo hasta que lo consigas, dejar un hábito no es nada fácil.

Te aconsejamos que leas el siguiente artículo para obtener más información acerca este tema: Cómo dejar de morderse las uñas.