Cómo evitar náuseas en el embarazo

Aunque las náuseas relacionadas con el embarazo a menudo se llaman la enfermedad de la mañana, pueden ocurrir en cualquier momento durante el día. Las náuseas pueden comenzar tan pronto como a las 3 semanas después de la concepción. Los ataques de náuseas tienen lugar con mayor frecuencia durante el primer trimestre del embarazo, pero pueden durar durante todo el embarazo. La causa de las náuseas varía, pero puede incluir el aumento de los niveles de estrógeno y progesterona y un elevado sentido del olfato.

Cómo evitar náuseas en el embarazo

Cosas que necesitarás

  • Agua.
  • Ginger ale.
  • Té de jengibre.
  • Dulces de jengibre.
  • Limón fresco.
  • Romero.

Instrucciones

Evita las comidas grandes y pesadas durante el día y en lugar de eso, es mejor optar por comidas pequeñas y frecuentes. El aumento de los niveles de estrógeno y progesterona pueden causar que el estómago se vacíe más lentamente, por lo que comer comidas más pequeñas puede ayudar a la digestión. Si pasas muchas horas fuera de casa, puedes prepararte varios tuppers con frutas y verduras cortadas y otros snacks saludables. Muchas embarazadas dicen que las galletas saladas les calman las náuseas. Mantente alejada de los alimentos que aumentan tus ganas de vomitar. Si eres de las que nada más levantarse, tiene que ir corriendo al baño, prepara en tu mesita de noche unas galletas saladas o alguna pieza de fruta para que te la puedas comer antes de salir de la cama.

Bebe mucha agua para mantenerte hidratada. La deshidratación puede empeorar las sensaciones de náusea. El consumo de pequeñas cantidades de bebidas con cafeína, como el té o el café con hielo, puede ayudar a calmar las náuseas. Algunos médicos normalmente recomiendan consumir menos de 200 miligramos de cafeína al día durante el embarazo. Deja en tu mesita de noche una botella o un vaso grande de agua. Lleva siempre contigo una botella de agua para recordarte que tienes que ir bebiendo durante el día. Piensa que como mínimo tienes que beber 8 vasos grandes de agua al día.

Tomar jengibre puede reducir la sensación de náuseas. Si comer jengibre crudo es poco atractivo para ti, trata de tomar té de jengibre o ginger ale. Otra opción es comer unos cuantos dulces de jengibre sin azúcar de vez en cuando.

Evita los olores que te inducen las náuseas. Miriam Erick, el autor de "Gestión de las náuseas matutinas: Una guía de supervivencia para las mujeres embarazadas", explica en un artículo en Parents.com que los niveles más altos de estrógeno que se producen durante el embarazo pueden hacer que las mujeres sean más sensibles a los olores. Sugiere tomar una bocanada de un aroma fresco, como el limón o el romero, cuando un olor te empieza a dar náuseas.

Si tus náuseas son terribles y no te dejan llevar tu rutina habitual, existen terapias alternativas para aliviar y prevenir la enfermedad de la mañana. Habla con tu médico acerca de las bandas de cinetosis, acupuntura o hipnosis. Dependiedo de la gravedad de tus síntomas y de tu estado de salud en general, puede recomendarte alguna de estas terapias alternativas.

También puedes hablar con tu ginecólogo o médico de cabecera acerca de los medicamentos sin receta y los medicamentos de prescripción médica que ayudan en la prevención y el alivio de las náuseas. Recuerda que estando embarazada hay muchos medicamentos que no puedes tomar. Avisa a tu farmacéutico o a cualquier médico que vayas por otras causas que no sean el embarazo, que estás embarazada para que lo tengan en cuenta antes de darte cualquier medicación.

Consejos y advertencias

Si experimentas fuertes náuseas, desmayos, vómitos con sangre o tienes un aumento del ritmo cardíaco, debes ir a urgencias inmediatamente.