Cómo evitar que te suden las manos

Hasta que la práctica de dar la mano pase de moda, las personas que sufren hiperhidrosis querrán buscar la manera de resolver este asunto, o al menos minimizar, el problema. Sigue leyendo para encontrar la manera de reducir esta condición.

Cómo evitar que te suden las manos

Cosas que necesitarás

  • Toallas.
  • Maicena o almidón de maíz.
  • Antiperspirantes para pies y manos.
  • Polvos de talco.

Instrucciones

  • Espolvorea tus manos con maicena o polvos de talco. Deja actuar durante unos minutos y después da palmas para que caigan los polvos sobrantes. También existen polvos medicados para absorber la humedad. Habla con tu médico o farmacéutico y pregúntale si serían una buena opción para ti.
  • Utiliza un antitranspirante con una base de sal de aluminio sin perfume, preferiblemente un producto hecho para las palmas de las manos y los pies. Puedes ponértelo antes de un evento importante (laboral o personal) y antes de acostarte y al levantarte después de la ducha.
  • Lleva contigo siempre una toalla o un trapo de algodón. Limpia tus manos frecuentemente.
  • Aplica una capa de cloruro de aluminio sobre la zona en la que tengas una sudoración más persistente.
  • Pide una cita a tu médico si después de probar estos remedios caseros, no te han ayudado. La sudoración profusa que se produce en momentos inadecuados (cuando el ambiente es fresco y cuando estás en reposo, es decir, que no estás realizando una actividad vigorosa) es una rara enfermedad llamada hiperhidrosis.
  • Como en casi todo, habrán algunos remedios o medicamentos que te funcionen y otros que no, por eso te aconsejamos que busques información sobre el tema y que pruebes diferentes remedios.

Consejos y advertencias

  • Con la ayuda de tu médico, habla sobre los medicamentos con receta, las inyecciones de Bótox e incluso de los procedimientos quirúrgicos invasivos que están disponibles.
  • Aprende sobre la iontoforesis, una técnica que consiste en aplicar corrientes eléctricas de baja intensidad a las zonas afectadas.
  • Tener las palmas sudorosas en un momento de tensión o de alta ansiedad es perfectamente normal y volverán a su estado regular una vez que el momento haya pasado.
  • Si los síntomas persisten o si tienes condiciones médicas específicas o dudas, te recomendamos que contactes con un médico. Esta información no pretende ser un sustituto de consejo médico profesional o tratamiento.