Cómo evitar sudar

La hiperhidrosis es una condición que causa sudoración excesiva. Las personas con hiperhodrosis sudan de forma exagerada incluso cuando no tienen calor, están tranquilos y en reposo. Las zonas más afectadas son las manos, los pies, las axilas, la cara y la cabeza. Esto puede generar situaciones profesionales y sociales embarazosas. Hay varias formas para dejar de sudar tanto. La gravedad de tu condición, el éxito de los cursos básicos de tratamiento y otros factores individuales determinarán qué tratamientos son los mejores para ti. Habla con tu médico acerca de tus síntomas.

Cómo evitar sudar

Antitranspirantes

Si la sudoración excesiva se localiza en gran parte a las axilas, los desodorantes potentes pueden proporcionar un control adecuado. Se conectan a los conductos del sudor, y muchos combinan un agente desodorante para limitar los desagradables olores corporales. Comienza con un producto con alta concentración en cloruro de aluminio. Puedes adquirir este producto sin necesidad de receta. Opta por una solución del 10 al 20 por ciento, para empezar. Si esto resulta ineficaz, el médico puede prescribirte un antitranspirante más fuerte hecho con una concentración de cloruro de aluminio del 20 por ciento o superior. Aplícate el antitranspirante por la noche, y de nuevo por la mañana.

Medicamentos

Tu médico te puede recetar un medicamento que normalmente se toma por vía oral, para ayudar a controlar la transpiración excesiva. Estos a menudo incluyen fármacos anticolinérgicos que inhiben las transmisiones nerviosas a las glándulas sudoríparas. Sin embargo, la eficacia de este enfoque no ha sido bien estudiado según la Universidad de Maryland Medical Center. Si sudas en respuesta al estrés, el médico puede prescribirte betabloqueantes, benzodiazepinas u otros medicamentos antidepresivos o contra la ansiedad.

Botox

La toxina botulínica tipo A, más familiarmente conocida como Botox, puede reducir la sudoración. La terapia involucra de 15 a 20 inyecciones que bloquean las señales nerviosas que estimulan las glándulas sudoríparas. Las inyecciones típicamente deben repetirse cada cuatro o seis meses. Este tratamiento está aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos para la hiperhidrosis axilar, la variante que afecta a las axilas. Puede ser muy eficaz, pero es doloroso, a menudo causa efectos secundarios similares a los síntomas de la gripe y es un poco costoso.

Iontoforesis

La iontoforesis es un procedimiento no quirúrgico utilizado para gestionar eficazmente la sudoración excesiva. Primero se debe mojar el área de tratamiento y luego se debe pasar una corriente eléctrica suave sobre la piel. La corriente aumenta gradualmente en el transcurso de las sesiones que duran de 10 a 20 minutos. Aunque su mecanismo no está claro exactamente, este tratamiento parece funcionar de forma exitosa. La iontoforesis se parece a un interruptor que apaga las glándulas sudoríparas del área en la que se desea evitar la transpiración. Por lo general, no se producen efectos secundarios, pero si los hay, comúnmente incluyen sequedad temporal localizada, irritación o ampollas.

Cómo prevenir la sudoración excesiva

Cirugía

Para los casos más severos de hiperhidrosis que no responden a las terapias menos invasivas, la cirugía puede ser una opción. Se utilizan algunos procedimientos diferentes. La simpatectomía bloquea los impulsos nerviososos lo largo del nervio simpático para apagar la respuesta al sudor. Esto se logra con clips, cortes o quemaduras en el nervio. Otras veces, se elimina toda la cadena nerviosa simpática torácica superior. Otro procedimiento más nuevo, conocido como simpatotomía, implica la eliminación de grupos de células nerviosas en el nervio simpático. Una tercera opción es la extirpación quirúrgica de las glándulas sudoríparas.

Remedios caseros para evitar la sudoración excesiva

A continuación te ofrecemos algunos remedios caseros para evitar la sudoración excesiva de pies, manos, axilas y cara, entre otras áreas.

  • Vinagre. Puedes utilizar el vinagre de forma interna y/o externamente. Si quieres utilizar el vinagre internamente, prueba de beber una fórmula a base de vinagre tres veces al día con el estómago vacío. Para conseguir la solución mezcla dos cucharaditas de miel con dos cucharaditas de vinagre. Para utilizar el vinagre de forma externa, frótate con vinagre de sidra de manzana o vinagre blanco en las zonas afectadas, con la finalidad de secar los poros de sudor.
  • Té de hierbas. La salvia contenida en los tés de hierbas es un reductor eficaz del sudor. Su alto contenido en vitamina B y magnesio ayuda a calmar las glándulas sudoríparas. Bebe una o dos tazas de té al día.
  • Zumos. Tomar zumos de tomate o de uva puede ayudarte a mantener la temperatura de tu cuerpo, y evitar que se sobrecaliente, lo que nos lleva a una reducción de la sudoración.
  • Suero de leche. Toma un par de vasos de suero de leche fría para refrescar el cuerpo y reducir la sudoración.
  • Patatas. No se sabe muy bien el por qué, pero si te frotas unas rodajas húmedas de patatas por las zonas problemáticas, reduces la cantidad de sudor.
  • Evita los tejidos sintéticos. Para evitar el sudor, no te compres ropa de poliéster y nylon. Ponte ropa de fibras naturales, como la seda, el algodón o la lana.