Cómo evitar un embargo

Si estás en la etapa en la que te estás preguntando cómo evitar la ejecución hipotecaria, debes estar atrasado en tus pagos de hipoteca o ya sabes y eres consciente de que no vas a ser capaz de hacer frente a tus pagos en el futuro. Sigue estos pasos para evitar ser embargado.

Cómo evitar un embargo

Lo que te recomendamos que hagas primero es analizar tu situación financiera. Calcula cuánto, si es que puedes pagar algo más, vas a ser capaz de pagar. Con esta información sabrás del tiempo que dispones.

Llama a la entidad crediticia. Habla con alguien del servicio de atención al cliente. Explícale tu situación financiera. Sé cortés, educado y con una actitud positiva para arreglar la situación. Ten en cuenta que la última cosa que un prestamista quiere es recuperar una propiedad a través de una ejecución hipotecaria.

Pregúntale si hay alguna manera de llegar a un compromiso con respecto a tus pagos hasta que seas capaz de volverte a hacer cargo de los recibos o que puedas vender la propiedad.

Sé consciente que esto es un arreglo temporal. El prestamista, si está dispuesto a colaborar contigo, sólo lo hará durante un par de meses. Sin duda, va a querer ver que haces todo lo posible para volver a pagar el préstamo de nuevo (de forma predeterminada) o vender la casa.

Haz planes para remediar la situación, ya sea a través de la obtención de ingresos adicionales (mediante, por ejemplo, buscar un segundo empleo) o poner la casa en el mercado (ponerla a la venta).

Mantente en contacto con el prestamista. Incluso si no puedes mantener tu parte del acuerdo, deja que el prestamista sepa lo que está pasando. El prestamista estará mucho más dispuesto a ayudarte si estás dispuesto a hacer un esfuerzo y además si eres una persona honrada que va con la verdad por delante.

Consejos y advertencias

Al discutir tu situación financiera con el prestamista y pidiéndole un acuerdo de compromiso temporal, lo mejor es ser lo más educado posible. El prestamista no te debe ningún favor. Ya que tú fuiste el que voluntariamente tomó la deuda y por lo tanto, es tu obligación pagarla.

Tienes que estar a buenas con el prestamista, ya que es él quién te está haciendo el favor; amenazándolo no llegarás a ninguna parte. Recuerda que la persona con la que estás hablando, probablemente no le importará si pierdes tu casa. Es una situación incómoda e indeseable, pero intenta estar a buenas y lo más receptivo posible.

Tener una notificación de incumplimiento presentada en tu contra se mostrará en tu informe de crédito como pagos atrasados​​. Los retrasos en los pagos de tu hipoteca son los más graves de todos los retrasos en los pagos que puede haber.

Puedes restablecer tu préstamo (pagar todos los pagos atrasados ​​y tasas) hasta 5 días antes de que la propiedad sea vendida en la venta de los fideicomisarios.

Si pierdes tu casa en una ejecución hipotecaria, el prestamista puede reclamarte después las sumas adeudadas que no se hayan recuperado en la venta. Así que puedes quedarte sin casa y además, seguir teniendo una deuda.