Cómo evitar un parto prematuro

Hay factores de riesgo identificables asociados con el nacimiento prematuro. Algunos son controlables; otros no lo son. Es mejor eliminar tantos factores de riesgo como sea posible antes de la concepción y durante el embarazo. Los factores de riesgo se deben determinar de antemano, para poder hacerles frente. Las siguientes son recomendaciones para reducir el riesgo de parto prematuro.

Cómo evitar un parto prematuro

Cosas que necesitarás

  • Vitaminas prenatales que contengan ácido fólico y zinc.
  • Cepillo de dientes.
  • Enjuague bucal.
  • Hilo dental.
  • Agua.
  • Diario.
  • Preservativos.

Pasos a seguir antes del embarazo para prevenir el parto prematuro

Deja de fumar, beber alcohol y drogarte durante al menos seis meses antes de quedar embarazada para permitir que tu cuerpo se cure y estar en mejores condiciones para manejar un embarazo.

Haz ejercicio y come adecuadamente para que tu cuerpo se encuentre en el mejor estado de salud posible.

Consulta a un dentista y soluciona los problemas dentales y enfermedad de las encías si es que los tienes. Ten el cuidado apropiado de los dientes y las encías con el cepillado, uso de hilo dental y el uso de enjuague bucal. Las bacterias pueden entrar en el torrente sanguíneo a través de vasos sanguíneos dañados debajo de las encías.

Visita a un médico para un examen físico completo, incluyendo pruebas de enfermedades de transmisión sexual. Asegúrate de pedir las pruebas para el virus del herpes simplex porque éstas a menudo no se incluyen en los análisis de sangre normales. Si el resultado es positivo para el VHS-2 (herpes genital), informa a tu obstetra. Este es un factor de riesgo de parto prematuro.

Empieza a tomar una vitamina prenatal que contenga zinc y ácido fólico, los cuales se cree que reducen el riesgo de defectos de nacimiento y de nacimiento prematuro. Sigue tomando la vitamina durante el embarazo y mientras amamantas a tu bebé.

Antes de seleccionar un obstetra, partera o un equipo de parto, haz consultas de planificación para discutir tus posibilidades de parto prematuro y nacimiento prematuro. Selecciona un médico con quien te sientas cómoda, basándote en su experiencia y capacidades de las instalaciones donde nacerá tu bebé.

Pasos a seguir durante el embarazo para prevenir el parto prematuro

Sigue una dieta bien equilibrada que proporcione una nutrición adecuada para el bebé y para ti. Asegúrate de comer alimentos que contengan fuentes saludables de proteínas, vitaminas y minerales. Tu obstetra podría recomendarte un suplemento de hierro.

Bebe por lo menos ocho vasos de agua de 250 ml cada día.

Obtén la atención prenatal recomendada. Las visitas regulares a tu médico durante el embarazo aumentan las posibilidades de que los signos de parto prematuro se detecten antes, lo que te permite que sean tratados antes.

Elimina el trabajo físico pesado y reduce el tiempo que estás de pie. Pide ayuda con las actividades, como la limpieza de la casa y levantar objetos pesados​​, que ponen una tensión indebida en tu cuerpo ya estresado.

Cómo prevenir un parto prematuro

Elimina o reduce las situaciones de estrés y enfrentamientos tanto como sea posible. El asesoramiento profesional, los ejercicios de relajación y escribir un diario son ideas para controlar el estrés. El estrés puede desencadenar la liberación de las hormonas en el cerebro que pueden aumentar el riesgo de parto prematuro.

Utiliza preservativos para prevenir infecciones durante el embarazo. Las enfermedades de transmisión sexual, las infecciones del tracto urinario e infecciones de fluidos cervicales, vaginales y amnióticos colocan a una mujer en alto riesgo de parto prematuro.

Consejos y advertencias

Deja que tu cuerpo descanse por lo menos 6 meses entre embarazos para permitir que se recupere y así reducir el riesgo de parto prematuro. Habla con un profesional de la salud si tienes diabetes o presión arterial alta antes o durante el embarazo. Asegúrate de notificar a tu médico si tienes antecedentes familiares de nacimientos prematuros. Esto se considera un factor de riesgo.

Si experimentas cualquier síntoma de parto prematuro, tales como dolor de espalda, contracciones, fugas o rotura, acude de inmediato al hospital. Para saber si estás perdiendo líquido amniótico lee el siguiente artículo: Cómo saber si pierdo líquido amniótico.